viernes, 7 de noviembre de 2014

Ojos color ámbar

Parecía de novela. Entré, alcé mis ojos y allá al final lo ví, mirándome. Levanté la vista para ver que justamente a mí estaba mirando, que era yo el objeto de su atención. No lo podía creer. Me encontré con sus ojos bonitos, sus ojos se encontraron con los míos, y juro que casi muero.

Hablamos un poco después, no mucho. Luego me mirabas tímido a lo lejos, hasta que fui adonde estabas y te hablé, y vi como muerto de nervios me sonreías. Entonces además de lindo me pareciste encantador.

Y déjame decirte niño, que eres el muchacho más guapo que en mi vida he visto. Que no sólo tus ojos castaños, que me encanta tu estatura, tu pelo, tu piel bronceada, todo un galán.

Quiero perderme en tus ojos bonitos y pasar horas entre tus brazos, sin hacer más nada, así. Perdón, quizás ya estoy delirando, pero es que tengo ese momento grabado y no se quiere disipar. Tus ojos no me van a dejar dormir ni hacer nada. Y juro que si me vuelve a mirar así me muero, pero encantada de que pase otra vez. 

8 comentarios:

  1. te ha quedado precioso

    http://www.sibaritismosdeinma.com/

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado muuucho! Sigue así.

    No había podido pasarme antes por tu blog, pero muchas gracias por tu comentario ^^

    www.lamadrigueradecat.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Me ha encantado el texto, muy emotivo :)
    Te sigo y me voy pasando.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Ohh!! Qué bonito! Ojalá yo encuentre unos ojos así de especiales y que solo me miren a mí...
    Un abrazo y pásate cuando quieras :3

    ResponderEliminar
  5. Pues a dejarse mirar y disfrutar :)

    ResponderEliminar
  6. Hey! por dónde estabas? la verdad que a veces, muchas, las miradas es el mejor medio para comunicarse y el que mejor expresa nuestros sentimientos sin la necesidad de las palabras.

    ResponderEliminar