sábado, 13 de febrero de 2016

Panqueques de avena y guineo

Hola hola!

Si alguno me sigue en Instagram (@pamalburquerque), seguro habrá notado que últimamente subo muchas fotos de mi comida. Es que estoy cocinando mucho, y para qué lo voy a negar, la cocina ha despertado en mí un amor como nunca antes, sobre todo porque ya estoy preparando mis propias recetas de los platillos que más me gustan y haciéndolos ricos y light.

Aquí les dejo la del desayuno de hoy, que hice para toda la familia: Panqueques de avena y guineo.

Necesitarás:

    1 taza de avena en hojuelas
         1 taza de leche aguada o descremada
            3 huevos
         1 guineo (banana o plátano, como le llamen en su país) maduro
              1 pizca de canela o nuez moscada
              1 cdita. de semillas de lino o chía (opcional)
         1 cda. de azúcar morena (opcional)

Para acompañar

     Guineo, fresas, o alguna otra frutilla rica
     Miel

Preparación:

Poner todos los ingredientes en un bowl o recipiente grande y mezcla con la batidora (puedes usar la licuadora en su defecto) a velocidad media. Calentar una sartén antiadherente, agregarle un poquitín de margarina o grasa para evitar que se peguen los panqueques. Luego, ir añadiendo cucharadas grandes (2onz) de la mezcla procurando que queden en forma de círculos. Cuando se vean burbujas en la parte de arriba y estén doradas las orillas voltear, dejar unos segundos, ¡y listo! Servir y acompañar con frutas, mermelada o miel.



Esta mezcla me rindió para ocho panqueques pequeños, les gustó a todos aquí.

Como les dije, últimamente he estado cocinando mucho (inventando, como dicen en mi país) muy rico y muy light, tanto que mi mamá y yo estamos considerando empezar un blog de cocina juntas. ¿Qué creen? Espero se animen a probarlos, y si lo hacen, me dejan saber que tal, ¡un beso!

lunes, 8 de febrero de 2016

Hábitos saludables

Hello!
Holis. Hace días quería escribir esta entrada. Luego de pasar semanas triste y ansiosa, me siento muy bien. He entendido que los sueños se logran paso a paso, que es difícil empezar, pero luego que empiezas, que nada te pare. Siempre hay medios. He estado organizando mi vida, buscando mi balance conmigo misma y la verdad, me va dando resultado.
Estoy desarrollando hábitos saludables y me siento tan bien, que quiero contarles algunas de las cosas que estoy haciendo.
1. Levantarme temprano. Y una vez despierta, decidir que voy a ser feliz. Agradezco a la vida, recibo la luz del sol, y pienso en todo lo que haré, cuales son mis propósitos para el día.
:D

2. Yoga. Una de mis partes favoritas del día es hacer es un poco de yoga por la mañana. Así que una vez he ido al baño, cepillado mis dientes, etc., tomo un vaso de agua y me relajo y estiro haciendo yoga por algunos veinte minutos. Sugoi!
3. Desayuno, almuerzo, ceno y meriendo comidas saludables. No sé cuál es tu caso. Hay personas que pueden comer de todo y no engordan, pero yo soy de las que si me descuido, gano libras con facilidad. A principios del año pasado, estuve algo deprimida ya que, pasaba todo el tiempo sentada estudiando y como consecuencia, además de lo aburrida que estaba, gané muchas libras de más. Entonces decidí cambiar mi vida, pero esta vez en serio. Empecé a hacer ejercicio otra vez, a llevar dieta. Gracias a ello perdí 16 libras en 3 meses.
Ya luego que iniciaron de nuevo las clases seguí con mis hábitos saludables, pero no de manera tan estricta. Comía lo mejor que podía y hacía ejercicio al menos un día a la semana. Pero los últimos meses me fue muy difícil, y en consecuencia aumenté 6 libras.
Aquella vez resultó la dieta y las horas de ejercicio diario porque estaba de vacaciones. Necesito perder unas libras, pero no sirve una rutina que con el ritmo de vida de estudio y trabajo no podré llevar. Por eso, intento comer saludable y hacer ejercicio al menos 30 min tres o cuatro veces por semana; hacerlo sano, divertido y poco a poco.


4. Decido cumplir mis propósitos. Me los recuerdo y trabajo en ellos durante el día. Así luego no tengo nada que recriminarme.
5. Hago cosas que me hagan sentir feliz. Y esto puede ser cualquier cosa, desde comer una fruta hasta salir con mis amigos. A mi ritmo, sin dejar que nada me turbe o me espante. Lo importante es hacerlo con una sonrisa ya que yo decido que voy a ser feliz.


Morning coffee + fav book = happiness : )

6. Me voy a dormir temprano. Pero antes, cuido mis dientes, mi pelo y mi piel. Mi cuerpo es mi templo y es mi único lugar para vivir, así que lo mimo, respeto y me siento bien con él. Nada de celular, ni compu, ni tablet hasta una hora antes, porque sino no puedo dormir.  Me desconecto de todo eso, bueno, quizás solo deje un poco de música o sonidos relajantes (me encanta escuchar sonido de olas, de lluvia o de bosque cuando voy a dormir) mientras me voy preparando. Me relajo, hago un poco de yoga o meditación. Leí por ahí que la gratitud es lo contrario de la ansiedad y la depresión, así que uno de los hábitos que más me va sirviendo es, al finalizar el día, recordar todo lo bueno que sucedió el día de hoy, todos los logros, todo aquello que me hizo feliz. También pienso en lo que haré mañana, y me voy a dormir relajada y con una sonrisa en los labios.


*Agunas de las mágenes anteriores fueron tomadas de la red. 
Y bueno, estos han sido los cambios más significativos que he ido introduciendo. Me va muuuy bien con ellos, así que los recomiendo. No es que haga todo todos los días, a veces me salto algo ^.^"  BTW escribí toda esta entrada escuchando la música de mi blog. Me encanta, son versiones instrumentales de mis canciones favoritas y de verdad, les invito a escucharlas. Cualquier cosa que quieran saber, si quieren que hable más de alguno de estos puntos, díganme en los comentarios. Un beso.